miércoles, 4 de marzo de 2009

Burla del destino



Tres años habían pasado desde aquel último adiós, aquel día que tuvo el valor de decirle que no quería, que no aceptaba lo que por tantos años estuvo buscando…

Hubo llantos y desconsuelo, mil preguntas con respuestas vagas, pero ninguno hablaba solo el orgullo, el orgullo de ella pensando “porque tuviste que esperar un adiós para tomar la decisión” y el orgullo de él diciendo “Porque no me aceptas?”

Cortina de hierro se había creado entre ellos, cada uno pensando que estaban en lo correcto…

Tiempo después se volvieron a encontrar, con las manos vacías y con un corazón herido, sus ojos se volvieron a iluminar…

Sus corazones latieron como nunca y los invadió un sentimiento de incertidumbre, saber que lo que estaba pasando era cierto o producto de la imaginación traidora…

El peor momento, el silencio, aquel silencio que daba oportunidad de crear mil preguntas y el miedo de realizarlas

Ella pensaba en cada instante “podrá leer mis ojos como lo hacía antes?, podrá acertar mis pensamientos…o esa magia había desaparecido?”

Él como siempre silencioso y nada más esperando poder tender su mano hasta alcanzar la de ella que se encontraba entrelazadas sobre la mesa.

Su mirada y sus manos, unidas por el instante donde el mundo paró su acelerado tiempo…y en un instante, olvidaron sus diferencias y nada más eran ellos dos ante el mundo, ante un pasado que quedo lleno de heridas…

Debían pasar años para que cada uno estuviera seguro de lo que quería y que las mil preguntas tenían sus respuestas sin rodeos.

Pero después de pensar que la vida era un sueño, llegaron con ello la realidad de darse cuenta que los problemas persisten ante el tiempo…

Y de nuevo un último adiós, ahora los dos con la mirada fría y sintiéndose burlados por el destino, esta vez no hubo decisiones, esta vez no hubo cambios, esta vez nada mas estuvieron presentes los ojos entristecidos y unas manos entrelazadas…

4 comentarios:

andrés dijo...

El fin de un sueño o el inicio de la realidad que a veces nos cuesta tanto aceptar...

muy bueno Chat, me encanto, em imagine las manos, la mesa, el ambiente, los ojos tristes, las expresiones. Que dificil es llegar a dar ese ultimo adios que tanto se ha tratado de evitar...

Saludos Chat

Gama dijo...

Un adios es siempre un adios, esa lejania y distancia son las que permiten seguir con nuestras vidas. Muy bueno.

delfin en libertad dijo...

Bueno gatita, es mejor darse cuenta a tiempo, la vida regala oportunidades, que no se han sabido aprovechar, no por vos, que eso te dé tranquilidad y te haga mas fuerte, para seguir adelante, hay personas que no se que inseguridades los detiene para tomar decisiones y hay respuestas que se esperan sin hacer la pregunta. Un abrazo.

Ka-tica dijo...

y en parte mejor asi, los reencuentros despues de los Adios, suelen ocasionar mas heridas q el primer adios, duele, lastima, hiere... pero es la forma sana (creo yo) de manejar ese recuerdo de epocas lindas con una persona!
=)

© Rue de Van Gogh - Template by Blogger Sablonlari - Header image by Deviantart